¿Qué decir en vez de "discapacidad"?

Tabla de contenidos

La elección de las palabras que utilizamos al referirnos a las personas con discapacidad es crucial en la construcción de una sociedad inclusiva y respetuosa. A menudo, ciertas expresiones pueden resultar ofensivas o despectivas, por lo que es importante conocer alternativas que sean más respetuosas y empáticas. En este artículo, exploraremos algunas sugerencias sobre qué decir en lugar de "discapacidad" para fomentar un lenguaje inclusivo y no discriminatorio.

Evita la etiqueta de “discapacitado”

El término “discapacitado” puede ser percibido como reduccionista y limitante, ya que sugiere que la discapacidad define por completo a la persona. En su lugar, es preferible utilizar el término “persona con discapacidad”. Esta construcción lingüística pone el énfasis en la persona en lugar de su condición, reconociendo su individualidad y humanidad. Por ejemplo, en lugar de decir “discapacitado”, es más apropiado decir “persona con discapacidad”.

Acentúa las capacidades con lenguaje positivo

Es importante destacar las capacidades y fortalezas de las personas con discapacidad en lugar de centrarse exclusivamente en sus limitaciones. Utilizar un lenguaje positivo y empoderador puede contribuir a eliminar estereotipos y prejuicios. Por ejemplo, en lugar de decir “incapaz de caminar”, puedes optar por “utiliza silla de ruedas”. Este cambio de enfoque resalta la independencia y la adaptabilidad de la persona, promoviendo una visión más inclusiva.

¿Cómo referirnos a las personas con discapacidad visual?

En el caso de las personas con discapacidad visual, es preferible utilizar términos como “persona ciega” o “persona con baja visión” en lugar de expresiones despectivas como “invidente”. Estas palabras respetan la autonomía y la dignidad de la persona, evitando la connotación negativa que puede generar el uso de términos obsoletos o cargados de estigma.

La importancia de la empatía en el lenguaje

Al referirnos a las personas con discapacidad, es fundamental mostrar empatía y sensibilidad en nuestras expresiones. En lugar de centrarnos en la discapacidad como una limitación, es más apropiado resaltar las fortalezas y la resiliencia de la persona. Por ejemplo, en lugar de decir “afectado por discapacidad”, es más adecuado utilizar “vive con discapacidad”, lo que reconoce la experiencia de la persona de una manera más positiva y respetuosa.

Conclusión

La importancia del lenguaje inclusivo y respetuoso al referirnos a las personas con discapacidad no puede ser subestimada. Las palabras que elegimos pueden tener un impacto significativo en la autoestima y la percepción de las personas con discapacidad, así como en la sociedad en su conjunto. Al adoptar un enfoque empático y positivo, podemos contribuir a la construcción de un entorno más inclusivo y equitativo para todas las personas, independientemente de su condición. Utilizar un lenguaje que resalte la individualidad, la autonomía y las capacidades de las personas con discapacidad es fundamental para promover la igualdad y el respeto. ¡Recordemos siempre que las palabras tienen un poder transformador!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué decir en vez de "discapacidad"? puedes visitar la categoría Habilidades Sociales.

¡No te pierdas esta otra información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad