La cueva de Lovelock y los gigantes en Norte América

Noticias de la Sierra de Cadiz Noticias sobre la sierra de cadiz y sus pueblos, información local sobre covid19 coronavirus

 

También los aztecas y los mayas relatan encuentros con estos enormes seres, cada vez que se aventuraban a adentrarse más al norte de sus territorios.

Aunque la ciencia oficial aún no se aníma a dar una afirmación sobre la existencia de gigantes sobre nuestro planeta, varios lugares de enterramiento han sido descubiertos en diversos puntos de casi todos los continentes. Sólo en EEUU, han sido desenterrados huesos aislados en los estados de Nueva York, Virginia, Tennesse y Arizona.

En 1924 fueron exploradas las cuevas Lovelock, justamente en la zona donde las leyendas de los nativos Paiute indicaba sus luchas contra enormes hombres pelirrojos.  La cueva está ubicada a pocos kilómetros de la ciudad de Lovelock, en Nevada. Tiene una profundidad de doce metros y casi veinte de ancho.


Los Paiutes, una tribu de indios norteamericanos de Nevada, Utah y Arizona, le contaron a los primeros colonos sobre las batallas de sus ancestros con una belicosa raza de gigantes blancos, de pelo rojo. Según los Paiutes, los gigantes ya estaban viviendo en el área cuando ellos llegaron y se los bautizó como “Si-Te-Cah” que significa "los comedores de tule", planta fibrosa con las cuales tejían balsas para recorrer el lago Lahontan.

Según los relatos, estos gigantes eran de una altura superior a los 3,5 metros y lo suficientemente crueles como para comer a sus adversarios. La mayoría de los Paiutes logró arrinconar a los gigantes en una cueva, lugar donde fueron asfixiados al encender fuego y sellar la entrada. Más tarde un sismo derribó la caverna y allí quedaron los restos de los pocos gigantes muertos.

Miles de años más tarde la cueva fue redescubierta y se halló gran cantidad de guano de murciélago, el cual se convierte en salitre, gran ingrediente de la pólvora, razón por lo cual la cueva fue explotada en 1911 por una empresa recuperadora de guano.


Al progresar la operación minera, se fueron encontrando esqueletos y fósiles, pero los arqueólogos fueron informados de los hallazgos mucho tiempo después que muchos de los utensilios y huesos hallados habían sido ya destruídos.

Pese a eso, se pudieron recuperar más de 10.000 artefactos desenterrados, incluyendo los esqueletos de dos gigantes pelirrojos: una hembra de 3 metros de altura y un hombre de 3,5 metros.  Muchos de los artefactos pueden verse en el pequeño museo de historia natural localizado en Winnemucca, Nevada.

A medida que la excavación de la cueva progresaba, los arqueólogos llegaron a la ineludible conclusión que el mito Paiutes no era ningún mito, sino que era absolutamente cierto.

Entre los miles de artefactos recuperados de este sitio de un pueblo desconocido figura lo que algunos científicos están convencidos es un calendario: una piedra con forma de rosquilla con exactamente 365 muescas talladas a lo largo de su borde exterior y 52 muescas correspondientes a lo largo del interior.


No todo queda allí. En febrero y junio de 1931, dos esqueletos de gran tamaño fueron encontrados en el lecho del lago seco de Humboldt, cerca de Lovelock, Nevada. Uno de los esqueletos que medía increíbles 8,5 metros de altura fue más tarde descripto como habiendo sido envuelto en forma similar a las momias egipcias. El segundo esqueleto era mas chico pero no menos impresionante, con aproximadamente tres metros de altura. 

En mayo de 1912 un equipo de arqueólogos del Beloit College en los EE.UU., en una excavación realizada en el lago Delavan en Wisconsin, trajo a la vida a más de doscientos montículos efigies, pero lo que sorprendió fue el descubrimiento de 18 esqueletos de tamaño enorme y cráneos alargados. Descubríeron que no encajaban en absoluto con las nociones clásicas que figuran en los libros de texto. Los esqueletos eran realmente gigantescos y, aunque tenían rasgos humanos, no podían pertenecer a los seres humanos normales. Al menos, los humanos como los que la ciencia oficial reconoce…

La noticia tuvo un gran eco y causó un gran revuelo, tanto es así que el New York Times informó de la noticia en sus páginas, de la siguiente manera:

El descubrimiento de varios esqueletos humanos mientras se escavaba una colina en el Lago Delavan indica que una raza de hombres hasta ahora desconocida alguna vez habitó en el sur de Wisconsin. [ … ]. Las cabezas, presumiblemente de estos hombres, son mucho más grandes que las cabezas de cualquier raza que habita America hoy en día. El cráneo parece estirarse hacia atrás inmediatamente encima de las cuencas de los ojos y los huesos de la nariz sobresalen muy por encima de los pómulos. Las mandíbulas parecen ser largo y puntiagudos [ … ].” 

 


Años más tarde, en 1868, el día de Navidad, el NYT da otra noticia de gigantes. Algunos trabajadores de la compañía Sank Rapid Water Power se dedicaban a las excavaciones para la construcción de una represa para generar energía hidroeléctrica a lo largo del río Mississippi. Durante el trabajo, los trabajadores desenterraron los restos de un esqueleto humano incrustado en una gigantesca roca de granito.  Nuevamente se hizo eco el editorial del New York Times:

La tumba era de unos 3.6 metros de largo, 1.2 metros de ancho y 1 metros de profundidad. Los restos del humano gigante estan completamente petrificados. La cabeza es masiva, las medidas de 80 centimetros de circunferencia, pero con una frente muy baja, y muy plana en la parte superior. La altura total del misterioso individuo es de unos 3 metros con 40 centímetros”… 

El 10 de agosto de 1880, el artículo del mismo diario menciona la información del Harrisburg (Penn) Telegraph, en el que muestra un extracto de un informe preparado el 24 de mayo 1798 por el juez Atlee siguiendo un extraño descubrimiento. Dice así:

“… estando en Hanover en compañía  del jefe McKean, el juez Bryan, Mr. Burd, y otros, caballeros respetables, nos fuimos a la propiedad del señor Neese, allí nos mostraron un lugar cerca de su casa donde hace varios años se encontraron dos esqueletos humanos. Los esqueletos tenian alrededor de 2.5 metros de largo”. New York Times, 1880.


El 25 de mayo 1882 NYT informa la noticia de otro descubrimiento increíble en St. Paul, Minnesota.

Un esqueleto de dimensiones heroicas y forma singular fue descubierta durante la excavación de una colina en el valle del río Rojo. […. ]. El cráneo en cuestión era el único perfecto, y cerca de él se encontraron algunos huesos del cuerpo anormalmente grandes. El hombre que lo llevó era, evidentemente, un gigante.” New York Times, 1882.

El 20 de diciembre de 1897, otra vez informa el primer descubrimiento de los gigantes que tuvieron lugar en Wisconsin, cerca de Maple Creek. Se descubrieron tres colinas funerarias, una de las cuales estaba abierta, dejando al descubierto el misterioso contenido: el esqueleto de un hombre enorme. La estatura del ser era de más de tres metros, y en casi perfecto estado de conservación.

El 11 de febrero 1902 se muestra la noticia de una expedición arqueológica en un sitio en Nuevo México, donde se encontraron algunos esqueletos humanos gigantes.

 


“Debido al descubrimiento de los restos de una raza de gigantes en Guadalupe, anticuarios y arqueólogos están preparando una expedición para explorar la región. Esta determinación se basa en la emoción que existe entre la gente de un ámbito del país cerca de Mesa Rico, a unos 200 km al sureste de Las Vegas, donde se ha descubierto un antiguo cementerio que ha dado esqueletos de enormes dimensiones.

Luiciana Quintana, en cuyo rancho se encuentra el lote del antiguo cementerio, descubrió dos piedras que llevaban curiosas inscripciones, y debajo de ellos fueron encontrados en las excavaciones de poca profundidad los huesos de un armazón que no podría haber sido de menos de 3,6 metros de longitud. Los hombres que abrieron la tumba dicen que el antebrazo era de 1,2 metros de largo y que una mandíbula muy bien conservada de los dientes inferiores iban desde el tamaño de una nuez de nogal a la de la más grande nuez en tamaño.

 

Quintana, quien ha descubierto muchos otros lugares de enterramiento, expresa la opinión de que tal vez se encuentren miles de esqueletos de una raza de gigantes hace mucho tiempo extinta. Esta suposición se basa en las tradiciones transmitidas desde principios de la invasión española que han detallado el conocimiento de la existencia de una raza de gigantes que habitaron las llanuras de lo que hoy es el este de Nuevo México. Leyendas de los indios y los tallados también en la misma sección indican la existencia de tal raza.


¿Pueden haber existido gigantes en nuestro planeta?

Al parecer un reciente fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos ha obligado al Instituto Smithsonian a liberar los documentos clasificados que datan de la década de 1900 que demuestra que la organización participó en un importante encubrimiento histórico de evidencia que mostraban restos de gigantes humanos en decenas de miles que habían sido descubiertas en todo Estados Unidos y recibieron la orden de ser destruidos por los administradores de alto nivel para proteger la cronología convencional de la evolución humana en el momento.

Durante el juicio, nuevos elementos se sacaron a la luz mientras varios denunciantes del Smithsonian admitieron la existencia de documentos que supuestamente demostraban la destrucción masiva de decenas de miles de esqueletos humanos que alcanzaban entre los 2 metros a 4 metros de altura.

El punto de inflexión de la causa judicial fue cuando un fémur  humano de 1,3 metros de largo se mostró como prueba en los tribunales mostrando la existencia de tales huesos de humanos gigantes.

La evidencia fue un duro golpe para los abogados del Smithsonian ya que el hueso había sido robado del propio Smithsonian por uno de sus comisarios de alto nivel a mediados de 1930 que había mantenido el hueso durante toda su vida y que había admitido en su lecho de muerte por escrito de las operaciones encubiertas del Smithsonian.

El misterio continúa…pero ¿cual será el motivo para negar la existencia de algo que tienen tantas evidencias?

Si el artículo te gustó, compártelo con tus amigos.

Forma parte del grupo de misterios en FB: Dando click aquí publicamos artículos todos los días. 

No olvides guardar la página: Dimensionalterna.net  para ver más contenidos después.

La cueva de Lovelock y los gigantes en Norte América

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20