El misterio de la batería de Bagdag

Noticias de la Sierra de Cadiz Noticias sobre la sierra de cadiz y sus pueblos, información local sobre covid19 coronavirus

 






La Batería de Bagdad o pila de Bagdad​ es el nombre dado a diversos jarrones fabricados durante el periodo de parto (antes del año 226 d. C.), algunos suponen que funcionaban como una pila eléctrica.

En 1936, durante unas excavaciones en una colina de Kujut Rabua, una aldea al sureste de Bagdad (Irak), los trabajadores del Departamento Estatal Iraquí del Ferrocarril descubrieron unos recipientes muy singulares de arcilla, con forma de jarrón y de color amarillo claro.

En su interior había un cilindro de cobre, fijado con asfalto a la embocadura del cuello.

Dentro del cilindro había una vara de hierro.






El recipiente midió 14 cm de alto por 4 cm de diámetro, mientras que el cilindro de cobre tenía 9 cm de alto por 2,6 cm de diámetro.

La vara de hierro sobresalía 1 centímetro y daba la impresión de haber estado revestida de una fina capa de plomo. Estos recipientes con forma de cilindros se alzaron de inmediato como uno de los desafíos más contradictorios de la historia.

No eran solo jarrones, no eran meros objetos decorativos para contener agua o cebada, en absoluto

En el año (1938), el arqueólogo alemán Wilhelm König, a cargo del Laboratorio del Museo Estatal de Bagdad, lo identificó como una probable pila eléctrica.​ König Describió su hallazgo en el tabloide de 9 Jahre Irak, publicado en Austria en 1940. 





El análisis de la Batería de Bagdag


El primer análisis de este objeto consistió en introducir en su interior un electrolito, y conectarle una lámpara, que se encendió muy débilmente.

El informe oficial que se redactó decía que este objeto se comportaba exactamente igual que una pila eléctrica moderna.

De regreso al Museo de Berlín (Alemania), König relacionó el descubrimiento con otros cilindros, varillas y tapones de asfalto similares provenientes de Mesopotamia; todos ellos con varillas delgadas de hierro y bronce. ¿Dónde comer en Zagreb?

Le pareció que estas “baterías” se habrían podido unir en serie (una detrás de otra) para aumentar el voltaje producido.






Después de la Segunda Guerra Mundial, Willard Gray, ingeniero en electrónica del Laboratorio de Alto Voltaje, de la General Electric Company, de Pittsfield (Massachusetts, EE. UU.), fabricó un duplicado de estas baterías y las llenó con sulfato de cobre (aunque declaró que se podría haber usado otro líquido electrolito al alcance de los habitantes de Irak de la época: zumo de uva corriente). La pila funcionó y generó entre uno y dos voltios.

El 11 de abril de 2003, y durante el conflicto de Irak, el museo de Bagdad fue invadido y saqueado. Fueron tres días de continuo expolio y destrucción, donde estas piezas desaparecieron sin dejar rastro.

Un legado que se esfumó de la noche a la mañana, quedando solo la estela de un misterio que nunca podrá ser resuelto.

Si quieres debatir este y muchos otros temas, te invito a formar parte de nuestra comunidad: Dando click aquí publicamos todos los días.

No olvides buscar en google: Dimensionalterna.net  para ver más contenidos después.

Lectura relacionada: 

El transformador de Kosovo con más de 20 mil años de antigüedad

Libro de 1570, describe cómo construir cohetes espaciales

Tornillos de hace 300 millones de años

El misterio de la batería de Bagdag

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20